Ya estamos de vuelta en Billand con otro nuevo artículo para hacer prosperar tu restaurante y conseguir que sea un éxito. Esta vez vamos a tratar un tema que puede hacerte ganar mucha clientela y que es muy apreciado, especialmente, por los trabajadores. Nos referimos a un intangible: el tiempo.

En una ciudad tan grande como Madrid el tiempo es oro. Por eso, hay que aprovechar cada segundo del día para sacar rendimiento y productividad. Este es el pensamiento que existe en muchas empresas y el motivo por el que muchos empleados madrileños apenas pueden acudir a sus casas para comer. Las largas distancias, el tráfico y el tiempo entre casa y el trabajo dificultan mucho esta opción.

Algunos estudios aseguran que seis de cada diez madrileños comen fuera de sus casas. Algunos se llevan la comida al trabajo en tuppers y otros prefieren comer en un restaurante, con el gasto de dinero que esto supone para quien no disponga de vales de comida. Pero no solo hay gasto de dinero, sino también de tiempo, puesto que en los restaurantes también se suele perder mucho tiempo durante las comidas.

Aquí es donde se encuentra la oportunidad de mercado para los restaurantes: el ahorro de tiempo. Un intangible muy apreciado por los trabajadores y también por sus jefes para que estén lo antes posible en la empresa y sean más productivos. Por eso son necesarios locales hosteleros dirigidos a empleados caracterizados por el ahorro de tiempo. Esta cualidad también sería un valor añadido para el resto de personas que deseen perder poco tiempo en las comidas.

La idea consiste en un restaurante donde el cliente llegase, comiera y se marchase de nuevo a trabajar, empleando el menor tiempo posible en la acción. Para ello, el comensal debería pedir la comida y realizar el pago previamente, los actos en los que más tiempo se pierde en un restaurante junto con el periodo de espera hasta que sirven los platos. De este modo, los trabajadores emplearían aproximadamente media hora en comer, el tiempo medio empleado por los trabajadores europeos durante la hora de la comida.

El mundo de la hostelería, al igual que el resto de sectores, es sumamente competitivo, y aportar un valor añadido que te desmarque del resto de restaurantes te hará diferente y te permitirá ganar clientes. El ahorro de tiempo es el mayor ejemplo, y en una ciudad como Madrid, con tantas empresas grandes y tantos empleados, es una apuesta segura.

Los intangibles, como el tiempo, la atención al cliente o la decoración del establecimiento, son aspectos muy poco tenidos en cuenta y difíciles de cuantificar. Pero, al mismo tiempo, son muy apreciados por los consumidores y un filón para captar a la gente y obtener beneficios económicos. Por lo tanto, cuídalos y empieza por el ahorro de tiempo, algo muy apreciado por aquellos trabajadores que comen cada día en los restaurantes por falta de tiempo.

Esperamos que esta información te haya sido útil. Si quieres los post cada vez que publiquemos, déjanos tu email en el formulario de abajo. Pronto regresaremos con un nuevo artículo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *